El Regalo de Lola: Lactancia y donación de leche tras la muerte perinatal y la creación del Proyecto Lola

Revista Muerte y Duelo Perinatal Número 4 (Testimonio)

 

Julia Vázquez Dodero Fontes

Proyecto Lola

Correo electrónico: julietavd@gmail.com

Versión PDF
Índice de MDP#4
Pagina principal de la revista

Palabras claves: Donación de leche, muerte perinatal, muerte gestacional, muerte neonatal, Proyecto Lola, testimonio

 
Introducción

Estaba embarazada de 27 semanas cuando perdí a mi bebé. Dejé de sentir sus movimientos. Me tomé un vaso de chocolate caliente con un montonazo de azúcar para ver si reaccionaba y al seguir sin sentirlo me fui a urgencias. Allí me confirmaron que ya no tenía latido y me dijeron que tenía que dar a luz a mi bebé sin vida.

Y sí, aunque no lo parezca, ésta historia también habla de lactancia.

Me provocaron el parto. Estuve en el hospital unas 24 horas. Me ofrecieron una pastilla para cortar la lactancia. Yo ya había decidido que no me la iba a tomar pero, además, a la matrona se le olvidó marcarlo en mi historial, con lo cual el enfermero ni siquiera me la dio. Sentía que era casi lo único que podía controlar, permitiendo que mi cuerpo reaccionase como necesitara. Confieso que tenía la pequeña sospecha de que no me iba a subir la leche, al fin y al cabo no había llegado al final del embarazo y, en mi ingenuidad, creía que el cuerpo no se “iba a dar cuenta” de que había dado a luz.

 
Donación de leche materna tras la pérdida… más complicado de lo que debería ser

Llegué a casa y al día siguiente del parto empecé a sentir el pecho duro y caliente. Ahí estaba. Tenía que vaciarlo pero no quería tirar la leche bajo ningún concepto, ¡menos aún el calostro! Así que empecé mi pequeña odisea buscando dónde y cómo poder donarla. Me puse en contacto con una amiga que se llama Alicia López Aráez, que es enfermera y tiene una consulta de lactancia en Murcia (UMAI). Me dio varios contactos (entre ellos Lactando y La Liga de la Leche) para ver, con relativa urgencia, cómo tenía que ir almacenando la leche para que me la aceptasen luego. El tema de los botes no estaba nada claro. Había quien me recomendaba botes de cristal esterilizados en casa, otras personas me decían que era mejor hacerlo en bolsas de plástico especiales -de farmacia-, otros que en biberones… Nadie lo tenía claro. Compré botes estériles en farmacia y empecé a sacármela con el sacaleches. (Mala idea, aunque aun así finalmente me aceptaron el calostro, que lo había guardado ahí)

Lo primero que quise hacer fue donarla directamente a otra madre que no pudiera amamantar, me parecía bonito hacerlo “a la antigua” como las nodrizas o amas de cría de toda la vida. No hablo de amamantar directamente al bebé si no de congelar la leche y darla directamente a otra madre. Por lo visto hacía poco una chica había adoptado un bebé y quería darle leche materna. Esta opción al final no fue posible por varias razones.

Mientras tanto, ya había contactado con el hospital de Cartagena, punto de recogida del banco de Granada (Me enteré, con sorpresa y casi indignación, de que no hay banco de leche materna en la Región de Murcia). Allí me proporcionaron –gratuitamente- los botes donde congelar la leche y estuve sacándola dos semanas. Después, se fue como vino, el cuerpo se dio cuenta de la trampa y dejó de producir. Yo había calculado hacerlo un par de meses o así. Cuando se cortó me dio bastante pena pero entendí que estaba bien, que así debía de ser.

 
El regalo de Lola

Fue una experiencia preciosa. Me ayudó mucho poder hacerlo. Siempre digo que era como entregar un regalo importantísimo que Lola había dejado en mi cuerpo, así lo viví. Me acompañó mucho durante ese primer momento tan difícil del duelo, era un poco como honrar su visita y darle sentido. Y me ponía los pelos de punta pensar en los bebés que la iban a recibir. Las dos veces que fui al hospital, con mi nevera repletita de botes, oía los llantos de los minúsculos bebés prematuros que la iban a recibir y me emocionaba. En mi experiencia, poder donar la leche sólo tuvo efectos positivos. Siete litros en total! Mucha alegría dentro de tanta tristeza.

 
El Proyecto Lola

Hace ahora casi dos años de este relato. Un mes más tarde encontré un grupo de duelo -al que sigo asistiendo- del que surgió la idea de movilizarnos para lograr que otras madres en mi situación conozcan todas las opciones para decidir cómo desean gestionar sus lactancias tras la pérdida de sus bebés, ya que es un tema que carece de información generalizada, no solamente con respecto a la donación de leche. Estas opciones son básicamente dos: inhibición fisiológica (desechando o donación de leche) o inhibición farmacológica. Es preciso decir aquí que es posible donar tras tomar la medicación en caso de que no haga efecto1.

Junto a la Anina Rivas y Fátima Vera de la Asociación de Psicología Perinatal de la Región de Murcia, Alicia López Aráez, la enfermera y asesora de lactancia de UMAI y Mónica Usero, la fotógrafa especializada en maternidad, hemos iniciado en la Región de Murcia un proyecto de información y asesoramiento sobre las diferentes opciones y apoyo a las madres que desean donar su leche. Nos coordinamos con el servicio de neonatología del Hospital General Universitario Santa Lucía – el punto de recogida de leche materna del Hospital Virgen de las Nieves de Granada.

Además, estamos realizando un pequeño documental para dar a conocer el proyecto, aquí os dejamos un pequeño avance:


El proyecto ha tenido tan buena acogida y hay tanta gente interesada que estamos incluso viendo la posibilidad de llegar a otras ciudades, vamos dando pasitos!

 
Notas:

1 Si le interesa leer sobre las opciones para la lactancia tras la muerte perinatal a continuación se expone unas lecturas y páginas de interés, pero consta que en español existe poca literatura en estos momentos.

 
Lectura recomendada y páginas de interés

 
Donación de leche

Donación de leche materna tras la muerte perinatal y la situación en España (Uceira Rey et al., 2017)

La Asociación Española de Bancos de Leche Humana (AEBLH)

The experience of expressing and donating breast milk following a perinatal loss (Welborn, 2012)

Human milk donation: what do you know about it? (Woo y Spatz, 2007)

Breast milk donation after neonatal death in Australia: a report (Carroll et al., 2014)

The UK Association of Milk Banks

Donor milk banks: the operation of donor milk bank services. NICE clinical guideline no. 93 (National Institute for Health and Clinical Excellence, 2010)

Bancos de leche materna y duelo perinatal (Rodriguez, Uceira-Rey, Martín & Rodriguez, 2017)

Freya’s Gold: Milk Donation after loss

 
Lactancia y supresión de leche

Lactation after perinatal, neonatal, or infant loss (Cole, 2012)

Pecho lleno, brazos vacíos: manejo de la lactogénesis II en la pérdida perinatal (Claramunt y Cenalmor, 2011)

Lactation Suppression: Forgotten Aspect of Care for the Mother of a Dying Child (Busta Moore y Catlin, 2004)

Existe un resumen en español del comentario de Busta Moore y Catlin AQUÍ

Capitulo 2.7 Manejo de la lactogénesis tras la muerte en: Atención profesional a la perdida y el duelo durante la maternidad (Santos Redondo et al., 2015)
 
 
No te pierdas el próximo número de la Revista Muerte y Duelo Perinatal, apúntate a nuestra lista de difusión

Volver al índice de MDP#4

Volver a la pagina principal de la revista

Muerte y Duelo Perinatal (MDP) está publicada por Umamanita, una Asociación sin ánimo de lucro

ISSN: 2530-9390

1 Comment

Deja un comentario