EN EL HOSPITAL

MI BEBE_5

Sentimos mucho la muerte de tu bebé.

Nada puede prepararte para oír que tu bebé ha muerto o va a morir poco tiempo después de nacer. Al haber llegado hasta aquí en este embarazo sólo esperabas el momento del nacimiento de tu bebé. Es posible que te sientas enfadada/o, confundida/o y en estado de shock. Es posible que no crees al personal del hospital o al médico cuando te dicen que tu bebé ha muerto o va a morir y sólo te preguntes; ¿cómo puede ser posible? y ¿POR QUÉ?

Si tú bebé ha fallecido de manera inesperado será difícil que el equipo sanitario te sepan decir por qué ha ocurrido, esto se puede intentar averiguar más adelante.

Es normal si no entiendes lo que dicen los médicos o necesitas que responden a tus preguntas más de una vez, ellos están allí para responder a tus preguntas y deberían hacerlo con paciencia y respeto. Nadie logra comprender fácilmente que un hijo amado y deseado no vivirá. Tus preguntas no molestan, son normales.

Si la madre lo desea debe poder estar acompañada por 1 o 2 personas de su elección durante todo el tiempo que lo desee, sean cual sean las semanas de gestación. El personal hospitalario no siempre lo facilita, pero si la mujer desea estar acompañada, es que realmente lo necesita.

Es recomendable que alguna persona cercana lea esta información (y esta otra) para que os pueda ayudar a que todos vuestros deseos acerca del nacimiento y despedida de tu bebé sean respetados por el equipo sanitario.

Aunque hay mucha información que es relevante a todo las pérdidas, como crear recuerdos, conocer a tu bebé, hablar con los otros hijos, derechos etc, para poder facilitar tu lectura hemos desglosado parte de la información en los siguientes apartados. 

Muerte intrauterina hasta semana 15       

Muerte intrauterina desde semana 15

Muerte intraparto (en construcción)

Interrupción terapéutico del embarazo (en construcción)

Conocer a mi bebé

Hablar con los otros hijos

Crear Recuerdos

Autopsia

Funeral

Negligencia, Violencia obstétrica o Mala Praxis

Derecho de Maternidad y Paternidad

 

 

Muerte Intra uterina/Aborto espontáneo hasta la semana 15 de gestación

Estoy de menos de 15 semanas y mi bebé ha muerto

El parto

Es normal que te preguntes si es peligroso para ti o tu pareja tener a tu bebé muerto dentro. El equipo sanitario hará algunas pruebas, como tomarte la temperatura y hacerte análisis de sangre, para asegurase de que tu vida no corra ningún peligro. Lo habitual es que no haya ningún riesgo para la madre, con lo cual, si no hay razones médicas que lo impidan puedes tomar tu tiempo para decidir cómo quieres vivir este proceso.

Las opciones de alumbramiento son las siguientes:

Manejo expectante (esperar a que el cuerpo de la madre se pone de parto)
Inducción farmacológico (Cytotec)
Legrado (por aspiración o curetaje).

El manejo expectante puede tardar un promedio de 3 a 8 semanas en desarrollarse de manera fisiológica. Como medida preventiva, solo debes estar atenta si desarrollas fiebre, ya que esta puede ser señal de infección. De tener fiebre, se recomienda que acudas al médico/urgencias. Una vez que empiece el proceso, sentirás contracciones que vayan desde leves (como los entuertos provocados por la menstruación) a severos. Sangrarás. Puede que el sangrado sea intermitente a lo largo de unos 2 o 3 días aproximadamente. Pasarás coágulos, incluido el saquito gestacional. Se recomiendo que una vez finalizado el sangrado, acudas al médico para que verifiquen mediante ecografía que tu cuerpo ha desprendido todo lo que habitaba en tu útero.
Este procedimiento requiere de tiempo y generalmente, del apoyo de tu pareja, o alguna persona que esté a tu lado y te vaya escuchando. La lista abierta de apoyocesáreas o elistas@elpartoesnuestro, el foro sua, suelen ser buenos recursos y lugares de apoyo mutuo con mujeres que han vivido situaciones similares.

La opción de manejo farmacológico implica que se te administrará una dosis de cytotec, lo cual desencadenará el proceso. El proceso es similar al manejeo expectante, con la diferencia de que se desencadenará dentro de las 24 hrs aproximadamente y las contracciones serán más intensas. El procedimiento suele llevarse a cabo en el hogar de la mujer, con posterior revisión ecográfica.

La opción de legrado, consiste en un procedimiento quirúrgico menor llevado a cabo en quirófano. Una pequeña cánula se inserta en el útero de la mujer y se aspira el saco gestacional. Hay posterior revisión ecográfico. Está opción no permite la posibilidad de despedirte de tu bebé de manera física aun así si eliges esta opción puedas despedirte antes de hacer el legrado.

 

 

 

Muerte intra uterina de la semana 15 de gestación en adelante

Estoy de más de 15 semanas y mi bebé ha muerto

 

El parto

Es normal que te preguntes si es peligroso para ti tener a tu bebé muerto dentro de ti, el equipo sanitario hará algunas pruebas como tomarte la temperatura y hacerte análisis de sangre y orina, para asegurase de que tu vida no corra ningún peligro. Lo habitual es que no haya ningún riesgo para la madre y por ello puedes tener el parto que tú elijas tener en esta situación, y, más importante aún, que no haya razón médica para ponerte prisas.

Cuando recibes la noticia de que tu bebé ha muerto, por lo general la primera reacción, es querer sacarlo lo antes posible. Nadie, ninguna mujer, sueña con parir un hijo muerto. Es normal y de lo más común, saber que pariremos a un hijo muerto nos produzca miedo y rechazo.

Para los padres/parejas este momento puede ser muy difícil, recibir la noticia de que nuestro bebé ha muerto y que nuestra pareja va a tener que pasar por un parto puede superarnos. Una reacción normal es querer que sacan al bebé cuanto antes. Si la vida de tu pareja no corra ningún peligro lo mejor es que tomáis un poco de tiempo a asimilar la noticia juntos y empezar a aceptar que tu bebé nacerá muerto. Vas a necesitar entender lo que sucederá, hacer preguntas y prepararte. No hay prisa.

Es difícil imaginarlo ahora mismo pero para la mayoría de las familias que pasan por esto tener tiempo para hablar, llorar, hacer preguntas y prepararte en un futuro será un tiempo preciado.

Puede ser una buena idea preguntar al personal sanitario:

¿Hay alguna razón médica por la cual hay que inducir ahora?

¿Qué pasa si me tomo un tiempo y hablamos mañana?

¿Cuáles son mis opciones?

Las opciones de alumbramiento son las siguientes:

Manejo expectante  (esperar a que el cuerpo de la madre se pone de parto)
Inducción farmacológico (Oxitocina)
Cesarea (en caso de riesgo para la madre).

Prepararse para parir a tu bebé sabiendo que ha muerto es difícil, y quizás no quieras tener que parir vaginal. El parto vaginal es la opción fisiológica. Una cesárea trae consigo el riesgo de cualquier cirugía mayor (anestesia, infección, complicaciones quirúrgicas, dolor posterior, período más largo de recuperación física, etc). Cara al futuro, una cesárea aumenta las posibilidades de complicaciones en un embarazo y parto posterior. Sin embargo, la decisión es de la mujer. Y será ella quien elija cómo prefiere vivir el nacimiento de su bebé. El personal sanitario está ahí para informarla y luego respetar su libre elección en esta situación tan difícil.

El nacimiento de tu bebé no será la que esperabas, te/os tocará hacer en muy poco tiempo lo que la mayoría de las mamás y papás hacen en toda una vida. El nacimiento de tu bebé será algo que recordarás siempre y aunque ahora mismo pueda ser difícil de imaginar, su nacimiento puede ser lleno de amor y cariño.

Manejo Expectante: Si se le da tiempo, el cuerpo de la mujer se pondrá de parto de forma fisiológica, de la misma manera que lo hace toda mujer embarazada. El proceso de parto es igual, aunque el bebé que vaya a nacer esté muerto. De elegir manejo expectante, la madre deberá acudir al hospital bien una vez iniciado el parto, o si tuviera fiebre, en cuyo caso se sospecharía infección y se procedería a inducir el parto.

Actualmente, los profesionales sanitarios/protocolos tienden a proceder directamente a la inducción del parto. La decisión es de la mujer.

Inducción del parto: Cuando la mujer hubiera elegido proceder a realizarse una inducción al parto, es ella quien, en coordinación con las posibilidades del centro asistencial, elige cuándo es el mejor momento para iniciar la intervención. Al no haber ninguna prisa por causas médicas, si deseas ir primero a casa, tener un momento para asimilar lo que va a pasar, para prepararte, para despedirte del hijo que llevas dentro, o para organizarte, puedes informar al facultativo que marcharás a casa y volverás en el momento que estimes apropiado. . Decidir irse a casa puede ayudar a hablar con la familia o los hijos mayores, si los hay, hablar con el trabajo, organizarse con la casa y empezar a asimilar todo lo que esta pasando. También puede dar tiempo a pensar y decidir cómo quieres que sea el nacimiento de tu bebé.

Cuando la mujer elige quedarse directamente en el hospital para comenzar la inducción de inmediato, con comunicárselo a su matrona/ginecóloga de referencia será admitida al hospital. El hospital debe darte el tiempo que necesites para empezar a asimilar lo que ha pasado.

La matrona o ginecóloga/o que te esté acompañando te podrá avisar qué métodos de inducción tienes disponibles en tu caso, qué implica cada uno, el tiempo estimado, las restricciones y necesidades que cada uno conlleva.

Cesárea: Si la madre eligiera que su bebé nazca por cesárea, debería de ser informada sobre los riesgos que ello conlleva para poder tomar una decisión informada. La decisión es, claramente, suya.

Si por algún motivo la vida de la madre corriera peligro (eclampsia severa, HELLP, etc), se recomendaría inducción o cesárea de urgencia, según el caso.

Para aliviar el dolor: Tienes a tu disposición las mismas opciones para alivio del dolor que en cualquier parto. Tu matrona podrá informarte si disponen del uso de una ducha, saco de semillas, entonox (óxio nitroso) y epidural. Es tu elección qué usas en qué momento.

Tranquilizantes: Aparte de los medicamentos para aliviar el dolor de parto, en algunos centros hospitalarios puede que se te ofrezca sedantes o tranquilizantes. Estos medicamentos son usados en momentos de shock, pueden aliviar el estado emocional que estés sintiendo pero a su vez puede afectar tus recuerdos y/o tu capacidad para tomar decisiones. Quizás ahora mismo es lo que más desees, poder olvidarlo lo más rápido posible y es normal sentirse así, pero es posible que más adelante llegues a querer poder acordarte del nacimiento de tu bebé y puede que sean recuerdos difusos. Cada una tiene que decidir que es lo mejor para.

 

 

 

Muerte intraparto (en construcción)

Sentimos mucho la muerte de tu bebé. Entendemos que nos has tenido nada de tiempo para asimilar todo lo que esta pasando. Todo el material que hay aquí relevante a conocer a tu bebé, crear recuerdos, derechos y negligencias percibidas puede ser un ayuda.

 

 

 

Interrupción terapéutico del embarazo (en construcción)

En nuestra web tenemos este apartado dedicado específicamente a madres y padres/parejas que tengan que tomar la difícil decisión de interrumpir el embarazo de su bebé, es un parte de la web que esta escrito por madres y padres que han pasado por lo mismo.

Aun en apartado dedicado a este tema habla un poco de las opciones que tienes pronto subiremos información más concreta sobre las opciones de parto existentes. Todo el material que hay aquí relevante a conocer a tu bebé, crear recuerdos, derechos y negligencias percibidas puede ser un ayuda.

 

 

 

Conocer a mi bebé

La primera vez que te surgieran sostener a tu bebé, es normal si te choca, la mayoría de las madres y padres/parejas que ven y sostienen a su bebé afirman que para ellos ha sido un momento precioso y no se arrepienten de haber conocido a su hija o hijo. Sostener a tu bebé, ver su carita, saber a quien se parecía de la familia, poder amarlo y despedirte/os de el o de ella es algo natural y aunque ahora mismo puede parece la cosa más dolorosa de mundo, a menudo ese recuerdo se convierte en un de los recuerdos más dulces.

¿Cómo será mi bebé físicamente?

Esta es una de las preguntas que la mayoría de las madres y padres/parejas se hacen. Es normal tener miedo a como será tu bebé. Puedes hablar con el equipo médico sobre tus dudas. Si hace pocas horas o pocas días sentiste a tu bebé moverse, lo más probable es que tu bebé este físicamente bien, puede que tenga sus labios un poco más oscuros y alguna zona de su piel se esté descamando un poco o tenga pequeñas ampollitas.. También es posible, como todos los bebés, que nazca cubierto de vérnix blanco y sangre. Muchas veces, nuestro hermoso bebé parece simplemente dormido, aunque carece de tono muscular.

Si tu bebé tiene entre 12 y 20 semanas su piel será algo más translucida, pero estará completamente formado y precioso.

Si ha pasado más tiempo o existe la posibilidad de que tu bebé tenga alguna malformación puedes pedir al equipo médico que lo envuelven en una mantita, así puedes ir conociéndolo/la poco a poco.

La primera reacción al saber que pariremos un hijo muerto es de rechazo. Es normal. Soñábamos un hijo vivo, sano, rosita y calentito. Al salir de tu cuerpo, su cuerpo no estará frío, traerá tu calor. Al tiempo, se irá enfriando. Lo puedes tapar con mantitas, o lo puedes dejar en la cunita que le han preparado.

El hospital debe dejarte estar con tu bebé todo el tiempo que quieras. Si quieres estar a solas con tu bebé díselo al personal del hospital. Tómate todo el tiempo que necesites. También puedes preguntar para saber dónde estará el cuerpo de tu bebé cuando no esté contigo.

Puede que haya otros miembros de la familia que también quieran conocerle/la. Incluirles también les ayuda a superar la pérdida de un miembro de la familia que esperaban con ilusión. También pueda ayudarte a ti a tener ese apoyo. Lo importante que es que estés con las personas con quien quieres estar en este momento.

 

 

 

¿Qué les digo a mis otros hijos?

Tener que hablar de la muerte con un hijo/hija nunca es fácil, además es posible que lleve un tiempo ilusionado con la llegada de un hermanito/a. En la medida de lo posible, suele ser preferible ser sinceros con ellos y dejar que participen en todo lo que ellos deseen. Cada familia hablará de la muerte según sus propias creencias y sensibilidades. Muchas veces, es mayor nuestra aprehensión que el momento de hablar con los niños en sí mismo. Cuando les damos información en palabras que puedan entender y les dejamos expresar sus emociones, ya sea llorar, reir, desear irse, enfadarse, etc, les estamos posibilitando elaborar un duelo sano, y sentirse amados y protegidos en un momento muy difícil. Suele ser muy hermoso cuando confiamos en nuestros hijos, cuando les explicamos las cosas y acogemos sus emociones, ellos son capaces de pedir lo que necesitan y vivir la muerte del hermanito desde el amor. Puedes leer más en profundidad sobre los otros hijos aquí.

 

Muchos padres deciden ponerle un nombre a su bebé. Esto puede ayudar a respetar su lugar en la familia y a poder hablar sobre él o ella más adelante. Quizás resulte un poco extraño usar un nombre si no sabías el sexo de tu bebé hasta ahora. Muchas familias eligen nombres que valen para ambos sexos. Si habías elegido un nombre para tu bebé es mejor usar este nombre y no guardarlo para un futuro hijo. De igual manera, muchas familias usan el apodo cariñoso con el que se referían al bebé durante el embarazo como su nombre aún después de morir.

También puede parecerte más fácil vivir con la pérdida si el bebé no tiene nombre. La decisión de ponerle nombre o no es muy personal y cada quien eligirá lo que sienta más auténtico para su familia

 

 

 

Crear Recuerdos

Algunas madres y padres/parejas habrán tenido la oportunidad de ver y coger a sus bebés mientras vivían y otros la oportunidad de estar con él o ella después de morir. Pero irte del hospital con muy pocos recuerdos físicos y con los brazos vacíos es muy duro.

Por ello hablamos aquí del tipo de recuerdos que podemos hacer. Aunque en el momento te pueda resultar de poca ayuda y quizás tengas miedo a relacionarte con tu bebé; vemos que la gran mayoría de familias que deciden estar con su bebé y crear estos recuerdos no se arrepienten y que los recuerdos de su bebé son algo preciado para ellos.

Hay muchas maneras de crear recuerdos.

Si tienes la oportunidad de ver, sostener y estar con tu bebé quizás puedas lavarle o bañarle y quizás vestirle con alguna ropita que tenías ya para él o ella, si no dispones de ropa para tu bebé puedes pedir algo al equipo sanitario ya que siempre tienen bodys/camisetas etc para los bebés que nacen.

 

Hacer fotografías, Para muchos la idea de hacer fotos puede parecer macabro y incuso puedes sentir que no vas a querer una foto de tu bebé muerto, es normal que pienses así, la mayoría de las familias sienten igual, pero la experiencia de las familias es que las fotos de su bebé se convierten en uno de los recuerdos más preciados. Con el paso del tiempo nuestros recuerdos se vuelven más difusos, y las fotografías son un manera de poder seguir recordando de cómo era nuestro bebé. Las fotografías también sirven para “presentar” a nuestro bebé a otros miembros de la familia, amigos y también en el caso de haya futuros hijos puedes ayudarles a situar a esa hermanito o hermanito que murió antes de que ellos llegasen pero que tuvo un impacto muy grande en su mama y papa.

Hay muchos tipos de fotografías de tu bebé que se pueda hacer; de sus manitas en vuestras manos, de sus pequeños piececitos… fotos de tí, con tu bebé en brazos, fotos de toda la familia junto a ella o el. Si decides hacer fotos es mejor que el bebé esté en brazos de alguien y no encima de una mesa o similar. Es mejor hacer las fotografías en color ya que después se puedes tener la opción de pasar alguno a blanco y negro. Hoy en día se puede retocar una foto digital así que si te preocupes por el color de su pie o su labios ten en cuenta que hay personas que se dedican a retocar estas fotografías.

En caso de no tener muy claro querer hacer fotos puede ser una buena idea pedir a algún familiar o matrona que haga la fotografía por ti, siempre puedes ver la foto más adelante o cuando te apetezca.

Si quieres que venga alguien a hacer fotos a tu bebé, a vosotros juntos estas en derecho. En Barcelona hay una fotógrafa, Norma Grau,  que esta trabajando mucho para que los padres tengan esta opción y poco a poco lo va consiguiendo. si estas Barcelona puedes ponerte en contacto con ella.   Hay una asociación de Estado unidos NILMDTS que envía fotógrafos profesionales a hospitales, en su pagina principal puedes ver algunos ejemplos del tipo de foto que se pueda hacer. Te sorprenderá de lo bonitos que pueden llegar a ser.

Puedes hacer las huellas de las manos y los pies de tu bebé con tinta y papel. Es habitual que las matronas disponen del material necesario. Se pueden hacer impresiones en arcilla blanca blanda también. Se venden unos kits especiales para recién nacidos en tiendas de bebés parafarmacias, y muchos de los puestos de regalos que hay en los hospitales.

Recoger un mechón de pelo.

Guardar el brazalete hospitalario del bebé en caso de haber nacido con vida.

Guardar la ropa o la mantita en que estuvo envuelto/a.

Todos los recuerdos físicos del embarazo como ecografías etc …

Igual que hay madres y padres/parejas que tienen una fotografía, un mechón de pelo o las huellas, hay otros que no han podido, no les han dejado ver a su bebé o no han querido hecerlo en ese momento. Aún hay hospitales que siguen sin facilitar a los padres el derecho a ver a su bebé. En los días y semanas posteriores quizás te arrepientas de no haber visto a tu bebé o de no haber insistido más. En un momento de shock y habiendo pasado por un parto es difícil ponerte a discutir tus derechos con alguien o simplemente tomar decisiones para las que una no esta preparada/o. En estos momentos tan difíciles, hacemos lo mejor que podemos con la información y el apoyo que tenemos. Siempre queda algo de lo que nos arrepentimos. Hicimos lo mejor que pudimos, no es nuestra culpa.

No obstante hay maneras de crear recuerdos de tu bebé; Guardar alguna cosa que tenías como ropa o algún juguete. Puedes plantar un árbol en un sitio donde puedas ir a “visitar” a tu bebé. Encender una velita o incienso. Es difícil aceptar que te han negado o has renunciado a tu derecho de ver a tu bebé como madre o padre pero hay maneras de llevar a tu bebé siempre contigo; en tu corazón.

En caso de haber realizado una autopsia existe la posibilidad de que se hayan tomado fotografías. No siempre se hace pero ya hay muchos padres que años después de la muerte de su bebé han buscado y han conseguido las fotos. Las fotografías de la autopsia de tu bebé son parte de su historia clínica, y legalmente tienes derecho a ellas. Aunque el hospital se muestre reticente, es tu derecho recibirlas. Recuerda que son fotografías de estudio y puede resultarte sorprendente que no se hayan tomado con cariño o estética.

Jillian habla sobre la experiencia de recuperar la foto de Uma en su blog http://jilliancassidy.wordpress.com/

 

 

Autopsia

Aparte de las decisiones que hemos comentado acerca de ver y sostener a tu bebé otra decisión importante que tendrás que tomar es si quieres que se realice una autopsia o no.

Es una decisión muy personal. Algunos madres y padres/parejas deciden que no porque les puede parecer una falta de respeto al cuerpecito de su bebé, por cuestiones religiosas, porque no quieren esa información, o por razones personales. Si quieres puedes pedir al personal del hospital que te expliquen cómo será la autopsia, cómo la realizan, en qué consiste, qué métodos o técnicas utilizan.

Se puede pedir una autopsia completa o parcial, sea cual sea siempre se ha de realizar una autopsia de placenta. Casi el 60% de las autopsias pueden determinar cual fue la razón exacta de la muerte, En los que no puedan determinar la razón sí pueden descartar algunos problemas genéticos, malformaciones, infecciones etc.

Esto puede ser de mucho alivio para los padres y, en el futuro, a la hora de pensar en tener más hijos. Realizar la autopsia contribuye a la investigación para la preveción de la muerte intrauterina. Es cierto que esto no puede ayudar a tu bebé pero sí puede ayudar a otros bebés.

En España los resultados de las autopsias pueden llegar a tardar hasta 6 meses, pero lo normal es que esté hecha en 2 meses. Ponerte en contacto con alguien del departamento de anatomía patológica del hospital puede ayudar a mantenerte informado de cómo va el proceso de la autopsia.

En el caso de que decides no hacer una autopsia es recomendable que pides que se haga una autopsia a la placenta ya que la autopsia de la placenta da aun más información que la autopsia. El conjunto de autopsia de placenta y el cuerpecito del bebé es lo optimo pero en el caso de que no pueda ser esto es una buena opción.

Queremos destacar que en muchos hospitales de España al pedir una autopsia, los padres se encuentran con el problema de no poder recuperar el cuerpo de su bebé para su funeral. Esto se puede evitar, simplemente, dejando saber tu deseo de llevarte el cuerpo de tu bebé después de la autopsia y organizándolo con la funeraria del hospital.

El hospital no puede obligarte a elegir entre autopsia o el cuerpo de tu bebé. Ambas opciones son compatibles.

Si tu bebé tiene menos de 20 semanas puede que el hospital te/os diga que no se puede llevar al cuerpo de tu bebé para hacerle un funeral, ya que la legislación que sí lo permite es muy reciente. Para la recuperación legal del cuerpo de tu bebé puedes leer aqui

 

 

Funeral

El funeral de tu bebé es algo completamente personal según tus creencias. Es muy difícil aceptar que tienes que enterrar/incinerar a tu bebé, algo que no parece seguir el orden natural de las cosas. Quizás puedes llevar algo para tu bebé, un peluche o algún regalo que tuvieras para él o ella. Algunos padres visten a su bebé o piden al hospital que lo haga.

También tienes la opción, si eliges incineración, de q la funeraria te entregue las cenizas en una pequeña urna sin tener que realizar ningún tipo ceremonia.

Si eliges incineración la funeraria te entregará las cenizas en una pequeña urna. Lo habitual es que en la urna no ponga el nombre de tu bebé, sino pondrá feto de “nombre de la madre”. Puedes pedir a la funeraria que pongan su nombre pero desafortunadamente lo habitual es que por “cuestiones legales” no lo hagan. Si lo desees una vez en casa puedes cambiar las cenizas a otro recipiente.

 

 

 

Negligencia, Violencia obstétrica y Mala Praxis

Si sientes que ha habido alguna negligencia será importante que pidas tu historial clínico, esto lo puedes hacer en Atención al Paciente. Al recibir el historial, es muy importante que firmes “recibe pendiente de verificación”, ya que muchas veces el historial que entregan está incompleto. De ser este el caso, el próximo paso sería solicitar el historial completo en protección de datos, donde es guardado, por ley, en su totalidad, durante 5 años. La historia clínica de la mujer y de su bebé pertenece legalmente a la mujer y está en su completo derecho de pedirlo sin tener que dar ninguna explicación al respecto. Hay que contactar con un abogado especialista para un caso de negligencia. Si necesites ponerte en contacto con un abogado especialista puedes escribirnos a info@umamanita.es y te facilitaremos un contacto

 

 

Derecho de maternidad y paternidad

Aqui tienes todo la información acerca del derecho de maternidad y paternidad