La princesa de mi vida

Hace 2 meses perdí algo más importante que vivir, mi princesa, ella tenia 34 semana de gestación, fui con mi esposo a un control y no cuenta que nuestra bebe no tenia latido… mi mundo se desordeno, pensé que me estaban mintiendo, que solo era un mal sueño y que pronto despertaría, pero no era real mi Noemi se me fue y ya no podía alcanzarla…

Fueron días difíciles, el parto jamas lo podré olvidar, creo que no era lo que planeaba y nada salio como deseaba, mi vida ya no es la misma, mi hogar esta vacío y su ropa aun sigue en el mismo lugar… no puedo ni quiero sacarla pues creo que volverá luego aun que sea mi imaginación… no se que hacer mi cabeza esta pegada en los últimos días y en todo lo que escuche… pensé que podría despertar a mi bella por más que le suplique ella no despertó 😭😢😔

Hoy no se quien soy, ya no soy la que era y creo que jamas volveré a ser yo….

mi principito

Cuando solo me faltaban una semana para tener en mis brazos a mi segundo hijo mi principito Kael, me levanto un 9 de febrero con la sensación que mi bebe ya no se movía tenia tanto miedo y terror, me fui sola y callada para el hospital no quería alarmar a mi familia. Luego de llegar y hacerme el ultrasonido me dan la noticia más dura y difícil que mis oídos han podido escuchar ( el bebe no tiene latidos) quede en stock no sabía que hacer,una lágrima corrió por mi rostro me sentida vacía y sin nadie a mi alrededor con un miedo incontrolable.

Llame a mi suegra y toda mi familia llego .Que triste ver toda la familia reunida en una situación así pero mi único pensamiento era mi bebe, no quería que naciera quería que se quedara conmigo porque sabia que ya no iba a estar más con el, pasé noches horribles.

Finalmente mi bebe nace, desde ese día que vi su carita tierna, blanda y angelical y tocarlo y verlo y ver como su papa lo abrazaba, cargaba y besaba mi corazón dejo de vivir puede estar latiendo, mas la mitad quedo con un vació inexplicable, decidí seguir adelante por el amor que le tengo a mi primer hijo sino fuera por él no sé qué era sido de mí, me aferré a Dios y a mi hijo mayor pero jamás se me olvidará el rostro de mi principito, siempre lo amaré. todas sus cosas las done porque esto momentos tengo miedo tener otro hijo.

Dios sabe como hace las cosas aunque nosotros no las entendamos amemos a nuestros hijos estén o no con nosotros.