André mi angelito de la guarda

Llegaste a mi vida un 18 de abril del 2022, disfrutamos mucho esos 9 meses tu papá, tu y yo, cada mes lo disfrutábamos al cien, el ir a verte en los ultrasonidos, ver crecer mi pancita, sentir todos tus movimientos dentro de mi, nos hicimos una sesión de fotos increíble, todo era maravilloso, tu llegada era tan deseada por tus papás, tus abuelitos, tíos, todos te ansiábamos mucho mi amor.
Hasta que llegó el día de tu nacimiento, un 18 de abril, estábamos tan nerviosos y ansiosos por ver tu carita y escucharte, que ilusa fui al pensar que todo sería así, nunca imaginé que todo fuera cuesta abajo, al nacer no llorabas, estabas con tus signos vitales pero no llorabas, sabíamos que algo no estaba bien, nunca te atendieron a tiempo, te dejaron sin atención 5 hrs aproximadamente, cuando ya te atendieron ya era muy tarde mi amor, ya estabas en una situación crítica, todo fue empeorando y empeorando tan rápido, hasta que decidiste partir de nuestro lado un 20 de abril del 2022, cuando llegue y me dieron la noticia fue un vacío y un dolor inexplicable dentro de mi, mi corazón estaba desecho, nunca imaginé que las cosas fueran así, aún me sigo preguntando el por qué de las cosas, cierro los ojos y veo tu carita tan bonita, tus pestañas grandes, el color de tu cabello y tu piel…. Siento que nunca encontrare las fuerzas para seguir después de esto, quisiera cerrar los ojos y estar contigo, a tu lado, cuidándote, abrazándote, dándote tanto amor, mi dolor emocional supera muchísimo al físico, jamás encontrare la fortaleza para estar sin ti mi amor, se que me cuidas desde arriba y estas conmigo, solo espero algún momento para volver a verte, cargarte nuevamente y darte mucho amor como siempre quisiera hacerlo.
Un beso hasta el cielo andré siempre serás mi pequeño bebé.

Gracias mi estrella Érika por todo

Desde un 9 de marzo de 2022 una nueva estrella brilla en el cielo, y tiene nombre propio: Érika.

Mamá y papá saben que desde el cielo y para siempre estarás cuidando bien de nosotros, porque algún día los tres estaremos de nuevo y, que, por entonces esa vez, el destino no podrá arrebatarnos ese momento.

Queremos escribir este testimonio para darte las gracias mi princesa, por habernos regalado las cosas más bonitas que nos han sucedido en nuestra vida.

Nos has regalado 9 meses de embarazo preciosos, cargados sonrisas, de ternura, de momentos inolvidables de amor, de sueños, ilusiones y proyectos.

Mamá y papá están tan unidos que uno depende del otro, porque se han dado cuenta que siempre estarás con ellos porque cuando se miran mutuamente a los ojos, también te están viendo a ti.

Tu estrella brilla cada noche ahí arriba y nos ha guiado para marcarnos el camino del resto de nuestra vida.

Estamos muy orgullosos de ti. Después de las 40 semanas te tuvimos muy cerca, aunque el destino quisiera que en el hospital, poco antes de que nacieras, tú corazón dejara de latir.

Gracias por sentirte, llenarnos la vida de esperanza y por luchar cada día con todas nuestras fuerzas por recuperar la ilusión que tú misma nos has dado.

Cada mañana, y cada noche, mamá y papá dan un beso a la puerta de la que iba a ser tu preciosa habitación, y que ojalá algún día podamos abrir de par en par para tu hermano/a.

A todas las familias que hayan pasado o pasen una situación similar, por favor, no rendiros, sacar todo lo positivo que habéis sentido y quedaros con lo positivo.

Érika te amamos.

Papá y mamá.

Mi pequeño Nabiel

Hoy tendrías ya 17 días con nosotros pero no es asi, moriste dentro de mi 2 semanas antes de conocerte y así me siento, muerta por dentro, buscando un porque o si hubiera hecho esto, estarías conmigo en este momento,sintiendo un dolor que parece irse por momentos, pero que sigue presente y no se como desaparecerlo, como despertar de esta pesadilla. Extrañaré tus patadas que no me dejaban ni dormir y quedo con la esperanza de verte pronto cuando Jesús venga. Te quiero mi niño.