Y decirte también mi pequeñín…

….que siento verdadero terror a tener que volver en dos días a la cotidianidad,  a mi lugar de trabajo, a volver a estar con la gente   “manteniendo la compostura”, “a cumplir” pese a mi interior roto.  Porque, al no tenerte en mi vientre, la persona que se marcho vuelve completamente vacia y no sabe cómo (si) podrá seguir adelante

Deja una respuesta