Mi garbancito, mi bebé estrella -13 semanas

Hoy hace siete semanas mi corazón se rompió en mil pedazos…
Todo empezó con el primer test que me hice sin creer que fuera a dar positivo, y ahí estaba esa línea que cambia tu vida… No podía creerlo, de hecho me hice 8 test para asimilarlo… Me costó asimilarlo porque no lo esperaba y porque para mí era algo tan importante, era un sueño y esa felicidad que asomaba me asustaba… Es curioso como cuando la felicidad asoma, el miedo entra también… Miedo a todo… Y eso que no imaginaba todo lo que pasaría..
En la semana 7 fuimos a una ginecóloga privada para ver que todo estuviera bien y perder un poco ese miedo… Estaba todo perfecto… Y ese día fue el más feliz de mi vida… Escuchamos su corazón latiendo, la emoción fue indescriptible, las que lo habéis vivido sabéis de lo que hablo, creo que es de lo más bonito del mundo… Las lágrimas de felicidad eran incontrolables…
Pasando los días empecé a creermelo, a disfrutar y a llenarme de ilusión y felicidad…
Estaba de 13 semanas cuando tenía mi primera ecografía en la seguridad social. La noche anterior no había dormido, yo me sentía bien y no había nada extraño, pero me entró mucho miedo de repente y no podía pensar más que en que me dijeran que su corazón latía…
Cuando llegamos al hospital mi marido se tuvo que quedar afuera (por el tema del covid) así que entré yo sola. Jamás olvidaré la cara del doctor ni sus palabras diciéndome que llamara a mi marido, que viniera enseguida para hablar con los dos. .. Entonces lo supe y entré en pánico… Mi mayor miedo era real… No puedo describir el dolor tan grande… Las que lo habéis pasado lo sabéis… De repente todo tu mundo se viene abajo… Quería salir corriendo, quería despertar y que fuera una pesadilla, la peor…
Me mandaron a urgencias y me dijeron que tenía que quedarme porque por el tamaño no podían mandarme a casa.
Me pusieron misoprostol y oxitocina y poco a poco empecé a tener las contracciones… El dolor físico no era nada porque me sentía rota…
No me habían explicado bien qué pasaría y de todas formas yo no entendía nada… Pasadas bastantes horas empecé a sangrar cada vez más y a notar dolores, vinieron los ginecólogos y me pidieron que empujará… Entonces lo sentí, sentí su piel, supe que era él, mi bebé, mi vida, un trozito de nosotros… El dolor era inmenso, sentí que me habían quitado parte de mí, y es que era así… Porque un trozo de mí y de mí corazón se fue con él para siempre… Mi bebé estrella…
Nos dieron la opción de verlo, nos dijeron que los expertos lo recomendaban, que ayudaba a ponerle cara y enfrentar el duelo… Dudamos bastante pero al final decidimos que sí… Fue muy duro verlo pero no me arrepiento porque fue más real, ahí estaba nuestro pequeño… Con 13 semanas y ya era un mini bebé… Sus ojos, sus manitas… Fue muy doloroso, pero de verdad, creo que fue lo mejor porque sé que me hubiera arrepentido si no lo hubiéramos hecho… Era nuestro bebé, y verlo fuera lo hacía más real aunque saber que nunca lo tendría entre mis brazos ni escucharía su lloro me partía el alma…
Después de todo me dijeron que tenía restos así que me hicieron un legrado. No sentí nada porque me anestesieron completamente, solo recuerdo el vacío que sentí cuando desperté… Un vacío que sigo sintiendo y seguiré sintiendo siempre…
Me mandaron a casa y estuve dos semanas sangrando como una regla. Al mes del legrado me vino la primera regla, un poco rara al principio porque manchaba marrón y no estaba segura de que fuera, pero a los dos días ya era sangre.
Cuando hablé con mi médico y me dijo que en la seguridad social no hacen ninguna revisión ya que cuando hacen el legrado comprueban con una ecografía qué esté todo bien y consideran que si no tienes ningún síntoma extraño después, ya está todo bien. Así que el viernes pasado fuí a la ginecóloga privada, por quedarme tranquila y porque psicológicamente lo necesitaba. Y la verdad me alegro mucho de haber ido porque me ha explicado más cosas y me ha revisado completamente, así que recomiendo totalmente hacer esto.
Solo quiero compartir mi historia porque me he vuelto loca buscando y leyendo todo lo que he podido y he recibido un cierto consuelo sabiendo que no soy la única. Es algo que pasa mucho pero nadie lo cuenta, no se sabe nada y te sientes tan tan sola… Tan culpable…
Quiero mandaros un abrazo gigante a todas las mamás estrella, porque a veces es mejor un abrazo que palabras, sobre todo palabras que mucha gente ( la mayoría con la mejor intención) no saben cuánto duelen… Solo nosotras sabemos lo que se siente cuando ves el test positivo, y desde ese momento ya eres madre, y solo nosotras sabemos lo que es perder a nuestros bebés estrella, el dolor y el vacío que se quedan…
Y por último un beso al cielo para todos los bebés estrella y sobre todo para el mío que jamás olvidaré…. Mi garbancito.

Deja una respuesta