Nuestra pequeña estrella Noa, 39+1

Hola mamis:

Jamás pensé que mi historia fuera vuestra historia..

Jamás pensé que vuestros testimonios llegarían a lo más profundo de mi alma..

Jamás pensé que visitaría esta página..

Jamás pensé que  viviría este dolor tan profundo..

Noa vino a nuestras vidas sin buscarla, pero qué alegría tan grande saber que iba a estar con nosotros!! qué poco tiempo se llevaría con su hermana mayor, que tiene dos años y medio, serían amigas y cómplices como yo lo fuí con mi hermana, compartirían alegrías y penas…, lucharían juntas…, se apoyarían de manera incondicional…que alegría que mi pequeña esté aquí!!! sí ha venido ya, es porque tiene muchas ganas de vivir!

En la madrugada del lunes 12 de octubre, estando de 39 semanas+1día,  mi novio y yo vamos a urgencias, llevaba varias horas con contacciones, y ya eran muy seguidas, íbamos con muchísima ilusión, por fin tendríamos a nuestra pequeña entre nuestros brazos!

Cuando llegamos, me pusieron en monitores y sólo se escuchaba el latido de mi corazón, yo estaba un poco asustada porque no sabía que estaba pasando, me llevaron al ecógrafo, y entonces ahí fue el principio de mi fin:

– lo siento mucho, pero tu bebé no tiene latido

– cómo???que me estáis diciendo??? Como puede ser eso???….por favor llamar a mi novio…., por favor llamar a mi novio…

Esa imagen la tendré guardada en mi retina el resto de mi vida.. ver a mi bebé en el ecógrafo con esa manchita negra que era su corazón sin movimiento alguno…

Mi novio y yo nos abrazamos, llorábamos y dejábamos de llorar porque nuestra cabeza no lograba asimilar lo que nos estaba pasando..

Yo le decía a la ginecóloga y a todos los que estaban allí:

– pero hacer algo Dios mío, como os quedáis ahí parados??? Sacarla por favor, intentar hacer algo..!!!!

La ginecóloga me miró y me dijo;

– laura, lo siento, pero no podemos hacer nada..tienes que ponerte de parto y parirla de forma natural, antes de hacerte una sesaria.

Dios mío, que dolor tan profundo tenía dentro de mí….

sólo le decía a mi novio, esto no nos está pasando, por favor dime qué esto es una pesadilla, esto no es verdad…

Entramos en la habitación de dilatación y yo seguía notando moverse a mi niña, abrí la puerta y les dije… Pero si yo la noto moverse!!!!por favor volver a mirar!!!

Nos volvieron a llevar al ecógrafo y efectivamente mi niña seguía sin latido…

– Laura, lo que te pasa a tí le pasa a muchas madres, sienten a su bebé moverse, pero ellos ya no tienen latido…

Pasaron las horas de la madrugada y se hizo de día, entre tanto, la pobre ginecóloga entraba a cada rato para preguntarnos y que firmaramos muchos papeles, que si íbamos a enterrar a nuestra pequeña, o la íbamos a incinerar… autopsia…el seguro….tantas preguntas… Tanto dolor…

Entre muchísimas lágrimas le pregunté a la ginecóloga que si los órganos de mi niña podían ser donados para otros bebés que los necesitaran, y ella me respondió que no, que al no saber cuánto tiempo llevaba mi niña sin latido,era algo imposible, dentro mi gran dolor hubiese sido tan feliz sabiendo que mi pequeña le salvaría la vida a otros bebés…

Llegó el momento de la epidural, una vez puesta, sin haberme echo ningún tipo de efecto, mi cuerpo empezó a temblar de manera que jamás lo había echo, empezaron unos fuertes calambres en el ano que me dejaban sin respiración… Entró otra ginecóloga a la que llevaré siempre en mi corazón, y me dijo:

– Laura estás de parto, no da tiempo de llegar a paritorio, empuja..

Yo empujaba sin aire, pués era tan grande el dolor, que apenas podía respirar… Gritaba y gritaba de lo que me dolía…, Empujaba sabiendo que mi hija venía sin vida…

En pocos minutos ya estaba nuestra pequeña entre nosotros..

Dios mío era preciosa..!! Parecía que estaba dormida… En su rostro no había ni un solo gesto de dolor, mi niña estaba dormida…

Era tan parecida a su hermana!!! Pero Noa tenía su pelo dorado, sus cejas, hasta sus pestañas! Dorado como el sol más bonito que jamás haya existido… Sus labios rojos, como la rosa más bonita jamás creada..

Yo le metía mi dedo en su manita y parecía que ella me estaba agarrando…

Esos fueron mis primeros y últimos besos, mis primeros y últimos abrazos, mis primeras y últimas caricias… Mis primeros y eternos te quiero..

Esa tarde-noche salí del hospital, con los brazos vacíos y el corazón y el alma destrozada.

Dejé allí a lo que más se puede querer en el mundo… dejé allí a mi hija…

Los primeros días estaba súper enfadada con Dios y con todos nuestros seres queridos que ya no están aquí, les preguntaba que cómo habían permitido que pasara esto…

Hoy sólo puedo arrodillarme y pedirles que la cuiden, que la guíen, que la besen… que le den el amor que nosotros no podremos darle en esta vida terrenal.. y hablo de esta vida terrenal, porque sé que el día que mis ojos se cierren para siempre,  será ella la que venga a buscarme, y entonces nada ni nadie podrá separarnos… No habrá rincón en el universo al que su madre no la acompañe, cogeré su mano para no soltarla jamás…

Esta ha sido mi historia… nuestra historia…, La historia que supuso un punto y aparte en mi vida.. en nuestras vidas…

Mandaros a todas las mamis un abrazo enorme y daros toda mi fuerza.

Espero que llegue el día en que miremos al cielo, respiremos hondo y sintamos como cada gota de oxígeno llene de paz nuestra alma, Ese día empezaremos a volver a vivir..

Gracias a umamanita por toda la información que nos facilitáis y por dejarnos reflejar aquí nuestros testimonios.

Por siempre y para siempre,..mi pequeña estrella…

 

 

Deja una respuesta