Renata la niña de mi vida

Cuando nos enteramos que Renata venía en camino, nos cambio la vida, la mujer que decía que jamás tendría hijos se enamoró completamente de ese ser que no conocía físicamente, la ame más que a mí vida, pero su vida fue demasiada corta, estábamos en el séptimo mes, todo iba perfecto, todos mis estudios estaban al cien, no padezco de ninguna enfermedad y el 7 de diciembre 2019 que hicimos si último eco todo estaba perfecto, incluso el eco que hicimos para saber si tenía alguna malformación señaló que todo estaba normal, sin embargo el 20 de diciembre deje de sentirla, pero como sus movimientos siempre eran pocos y lentos, no presté importancia, ya que solo sentía sus pequeños huesitos sobre mi barriga y eso me hacía pensar que todo estaba bien, por un momento estaba arriba por otro de lado y después abajo, pero siempre girando sus huesitos como lo hacía antes, por lo que estúpidamente creo que todo estaba bien, el día 23 tenía cita con otro médico ( ya que me atendía tanto en particular como el imss) y en ese momento me dijeron que el aparatito para escuchar sus latidos no servia, que si quería podía ir a otra clínica solo para “descartar” ya que de acuerdo al historial todo estaba bien, pero fui tanto a esa clínica, cómo otro particular donde ambos me notificaron que mi nena ya no tenía latidos, de inmediato corrimos al particular donde me aliviaría y me confirmaron lo mismo, Renata no tenía latidos, procedieron a realizar la cesaría y al final me la mostraron, era una pequeña de 40cm, tan hermosa y perfecta como solo ella podría ser …

A pesar de preguntar mil veces que pasó, nadie supo darme una respuesta clara, todos los médicos dijeron: desafortunadamente son cosas que pasas, son cosas que no podemos predecir en una mujer que siempre estuvo sana, todos tus estudios señalan que todo estaba bien. Y lo único que pudieron hacer es culpar al cordón umbilical ya que tenía doble circular en su cuellito

Pero nada me consuela, ya que al final solo me culpo por no prestarle la atención debida y confiarme en que todo estaba bien,que tenía una mamá muy sana que cada día me alimentaba de la mejor manera por ella, a pesar de todo no puedo encontrar paz, ya que si hubiera ido antes por lo menos se que habría intentando luchar por su vida,luchar por mi Renata.

Deja una respuesta