Mi angelito

Después de 3 años de matrimonio, mi esposo y yo decidimos formar una familia, me retire el implante subdermico el 9 de noviembre. Para el 22 de diciembre salió el tan esperado positivo, todo fue felicidad.
Toda la familia estaba feliz por la llegada de nuestr@ hij@, fue la mejor navidad en familia.
Todo se volvió como un sueño.
Empezamos nuestras citas con el ginecólogo, todo iba bien, en la eco vimos su corazoncito latir.
A las 8 semanas comencé con dolor de espalda baja y cólicos relativamente fuertes, fuimos al ginecólogo y nos dijo que todo estaba bien, en la eco seguía latiendo, solo me receto inyecciones de progesterona y reposo absoluto. Yo seguí las indicaciones al pie de la letra, toda ilusionada y haciendo hasta lo imposible por mi bebé.

El 22 de enero a las 10 semanas recibimos la peor noticia. Al entrar a la cita y empezar con el ultrasonido, felices por volverlo a escuchar, el doctor se quedo en silencio, buscando, pero en silencio, me dijo que habíamos terminado que me cubriera el abdomen. Nos dijo que teníamos que hacernos un doppler a color, que algo no andaba bien, que quería descartar culaquier cosa.

Ese mismo día lo realizamos, yo tenía la esperanza que todo estuviera bien, al terminar entregaban los resultados y un sobre con la interpretación. Mis padres me acompañaron ese día, lo abrí y al leerlo mi mundo se vino abajo, fue la peor pesadilla, leer el diagnóstico de huevo muerto retenido, corrían mis lágrimas, no podía contenerme. Mi madre y mi padre me abrazaron, sin decir nada.

Al subir nuevamente con el doctor, nos dijo lo mismo que habíamos ya leído y que teniamos que proceder a programar el legrado, mi esposo en shock, solo se me quedaba viendo.

Programamos el legrado el 24 de enero, el peor día de nuestras vidas.
Después de ese día, al volver a casa y ver las cositas que ya habíamos comprado, recordar todas nuestras ilusiones, mi esposo y yo nos abrazamos y lloramos juntos.

Ha sido muy difícil para mí todo esto, las personas dicen que soy muy joven para volverlo a intentar, que las cosas pasan por algo, que los tiempos de Dios son perfectos, pero yo aún lo recuerdo y duele como desde el primer momento que recibí la noticia. La verdad me da miedo volver a intentarlo y que pase lo mismo. La verdad no entiendo que paso si todo iba bien, si algo venia mal, si algo hice mal, si dejar el anticonceptivo y a la semana quedar embarazada fue malo, es algo que nunca sabré. Lo unico que se que algún lugar esta mi angelito y que en otra vida me tocará conocerlo.

Espero algún día poder tener cuerpo y mente para volver a intentarlo y conocer a mi bebé arcoiris.