Maggie, mí eterno amor pequeño ?

Desde niña mí instinto maternal siempre estuvo presente y si de algo estaba segura era que quería ser madre, trate de hacer todo lo posible por hacer las cosas bien hasta que ése día llegara.. luego de muchos años en pareja con el hombre más bueno que conozco decidimos por fin tener un bebé.. desde que nos enteramos que venías en camino amada hija todo fue alegría, se movilizó la tierra , todos estábamos más que felices, sentía que todo el mundo me sonreía , el mundo de repente se había vuelto perfecto.. te amamos desde el primer día!
Los meses pasaban, los estudios y ecografía todo perfecto según los médicos. Hasta que un día los estudios ya no estaban perfectos como decían, algo no iba bien.. pensaban que tenía hipertensión y por esa razón mí pequeña no estaba creciendo, comencé a medicar me y a cuidarme muchísimo más, pero aún así todo comenzó a estar mal. Iba a la guardia del hospital continuamente y aún así nadie me daba respuesta de que pasaba, me decían q con la pastilla estaría bien q llegaría a termino el embarazo.. pero yo sabía que algo no iba bien..
Busque otra doctora y ella me derivó a otro médico especialista, el cual me dijo que había que hacer cesaría de urgencia ya que mí bebé estaba sufriendo. Yo a pesar q sabía los riesgos estaba aliviada ya que sentía q en mí cuerpo ella no estaba bien.
Mí tan esperada hija nació con 33 semanas y 970g.. no lloro solo se quejo , estaba azul y era muy pequeña.. la vi por dos segundos ya que no estaba respirando. Se la llevaron y me la intubaron.. mí esposo pudo conocerla y me mandó una foto de ella, y verla me rompió el corazón, su expresión era de dolor.. que hice mal? Porqué ella?.. pero tuve fe que saldría adelante y todo solo sea un recuerdo nada más
Que ilusa fui, vieron cuando algo malo sucede y piensas q no puede ser peor, pues si.. así fue.
Mí preciosa hija tan chiquita y tan valiente ella soporto de todo y aún así ella estaba a mí lado, yo día a día sentí que perdía fuerza pero aún así cuando la iba a ver solo pensaba en darle mucho amor, le cantaba y contaba cuentos ..
61 días vivió en el hospital, mí hija tenía Trisomia 18 ?. Lucho tanto y yo le pedía que descanse porque no podía soportar verla sufrir.. ella luchaba y yo sé que lo hacía por sus papis, ella sabía cuando la amamos. El día que murió mí hija estaba en mis brazos, la sostuve todo el tiempo y al verla irse como deseaba irme , no puedo describir el dolor.
Mí tan amada , deseada y esperada bebé tenía un síndrome tan doloroso, yo lo que más deseaba es tenerla conmigo toda una vida, sin embargo termine rezando q Dios para que la dejara descansar.
Hoy ya son casi tres meses que mí bebé abrió sus alitas, todos los días le enciendo una vela y beso su foto, cuesta levantarse de la cama , cuesta hacer todo , todo duele hasta respirar. Pase por muchas etapas de duelo, pero la culpa es lo que me acompaña todavía, ojalá uniera sido las valiente para mí hija, así como ella lo fue.
Todo ese deseo de ser mamá aún lo tengo dentro mío , pero ahora siento que no lo merezco.
Siento que no fui una buena mamá y que no tengo ese instinto que tanto pensé, ahora mí vida no tiene sentido y solo vivo por mí esposo. No quiero hacer el intento de seguir, pero lo hago. No quiero reírme y lo hago. Quiero llorar muy fuerte y a veces no puedo.
Le pido a mí bebé que me visite en los sueños pero aún no vino.
Me dijeron q el dolor jamás se va pero se aprende a vivir con eso..

Nuestra pequeña estrella Noa, 39+1, parte 4

Queridos papis y queridas mamis;
Me presento, soy Laura, mamá de Noa una bebé estrella como probablemente los bebés de todos los que estáis leyendo cada una de estás palabras…
Nuestra pequeña, se fue en la semana 39 de embarazo, pocas horas..pocos minutos…antes de que llegáramos al hospital para dar a luz…
Como para todos los papás que pasamos por esta tragedia fué el peor de los golpes, no existe dolor comparable con algo como esto… Y mientras nuestro dolor era insoportable, el mundo seguía girando, las horas, minutos y segundos seguían pasando… Aunque para nosotros nuestro mundo se destruyera ante nuestros ojos .. aunque las agujas de nuestro reloj que marcaban nuestras horas, minutos y segundos se clavaran en nuestra alma como cuchillos, desgarrando cada parte de nuestro ser…
Recuerdo que semanas después de aquel 13 de octubre de 2020, yo, buscaba desesperadamente leer el testimonio de alguna madre, algún padre… Que me diera un soplo de aliento, necesitaba leer que con el tiempo volvería a ser feliz, necesitaba saber que volvería a tener ilusión, que volvería a reír a carcajadas, que volvería a ser la que fuí, aún sabiendo que volver a ser la que fuí sería totalmente imposible…
Hoy, mis palabras van dirigidas a todos los papás y mamás que necesitan ese soplo de aliento que yo necesité…
Quiero deciros, que poco a poco vuestra alma se irá reconstruyendo, es un proceso que lleva su tiempo, pues a día de hoy por momentos, la vuelvo sentir destruida, pero eso es algo que por desgracia llevaremos con nosotros hasta el día de nuestra muerte…
Por supuesto que volveréis a reír a carcajadas, porque pasado el tiempo empezareis a volver a sonreír y así un día y otro, un paso tras otro, hasta que el día menos esperado, por la tontería más grande.. reireis sin poder parar!
La ilusión… Pues claro que sí! Una vez más, con el mencionado tiempo… Empezareis a ver las cosas desde otra perspectiva, y empezareis a tener ilusión por cosas que quizás jamás habiais pensado
Para mí fue imprescindible aprender a ver la perdida de nuestra pequeña desde el amor y no desde el dolor, pues esa es la única manera de dejar que el tiempo cicatrice nuestras heridas, transformar el dolor en amor…
Pensando en ella con todo el amor que tenía guardado y que se lo doy con cada pensamiento precioso… Mientras escribo,mi alma de llena de paz, y es una sensación que probablemente personas que hayan tenido de suerte de no pasar por esto… Jamás puedan entender, siento como mi alma crece…
Vivir el aquí y el ahora, son palabras que no paraba de repetirme una y otra vez cuando mi cabeza empezaba a martirizarme con recuerdos y momentos que sólo me hacían daño…
Aprendiendo el significado de la resiliencia…
Teniendo paz al saber, que el día que mis ojos se cierren para siempre será mi niña la que venga a buscarme..
Volví a ser mamá de un pequeño príncipe en 2021, mi bebé arcoiris… porque esto nos haya sucedido…jamás debemos perder la esperanza… Para nada os diré que fué un embarazo fácil… pues tenía miedo…hasta que no tuve a mi pequeño entre mis brazos llorando, ese temor, estuvo conmigo… Pero aquí está! Con 8 meses y echo un precioso muñeco…
Tengo tres hijos… Cloe, Noa y Samuel, y ellos son el motor que me impulsa cada día a levantarme y sonreírle a la vida
Deciros, que conseguí mirar al cielo, coger aire, y sentir como cada gota de oxígeno llenaba de paz mi alma…
…Por siempre y para siempre…
…Nuestra pequeña estrella Noa…

Nuestras Estrellas y Puntitos Fugaces

Son casi 8 meses desde que nuevamente experimentamos este dolor, y si, es verdad que es la tercera vez. Es increíble como cuesta tanto redactar estas líneas, como tratar describirlo sin al menos humedecer nuestras almas y nuestros corazones. Y a pesar de todo, aquí seguimos ambos, a veces buscando nuevos caminos tanto por separado como en conjunto, aquí seguimos viviendo y agradeciendo todo lo que sentimos desde el momento en que supimos que venían a nuestro encuentro, del momento en que fueron concebidos. Agradecemos cada alegría y abrazo que nos dimos en su nombre, cada cuidado y esperanza que nos trajeron con su sola presencia en el vientre de mi amada. La concepción fue solo el comienzo de estos lindos momentos, las caminatas, canciones, locuras y consultas médicas que vimos, las luces y buenas vibras que recibimos, agradecer a uds Mi Bella e Iluminada Estrellita, a los Puntitos Fulgurantes, a ustedes hermosos hijos, que aunque jamás les sentimos siquiera sus latidos, sabíamos que eran nuestros y nos habían elegido para guiar nuestra vida y mostrarnos cuan fuertes y resilientes éramos. Sabemos que no podremos graficar nuestros sentimientos, sabemos que no podremos jugar, mimarlos, consentirlos, acariciarlos ni enseñarles como ser una personita de bien, pero también sabemos que toda nuestra vida los recordaremos con el mismo amor que sentimos desde que llegó ese bendito test positivo que decía ” Serán Padre y Madre”, desde allí y para siempre.

Aunque cuesta mucho, les decimos desde aquí y hasta la eternidad que buscaremos sus manitas cuando lleguemos a ese lindo y merecido encuentro, que con sólo verlos los reconoceremos, y que juntos estaremos como la Linda Familia que somos.

Mi Pequeña Estrellita, tan vigorosa, dulce y brillante como su Mami, Mis pequeños Puntitos, tan Enérgicos y llenos de amor como cada uno de nosotros, les gritamos a todo pulmón, “Los Amamos, nos enseñaron que el dolor más fuerte es aquel que no se ve siquiera, que solo se siente y aunque quema todo, nos insta a luchar por ayudar a quienes más lo necesitan, desde animalitos hasta pajaritos, porque en cada gotita de agua y cada miguita de pan que llevamos, va un pedacito de ustedes a ellos.

Hasta siempre hijitos nuestros, muchas gracias por limpiarnos desde adentro y les prometo que nos volveremos a encontrar.

Besitos al cielo, sigan iluminando nuestro andar.

Con amor eterno,
Sus Padres
??♥️

A mi ángel en el cielo

Mi princesa, mi pequeña, mi Leire…
Después de 40 días, empiezo a encontrarme con fuerzas para hablarte sin que se me rompa el alma y empiece a llorar sin control alguno…
En primer lugar, te doy las gracias. Gracias por elegirme a mí.
Gracias por aparecer en mi vida por sorpresa cual un milagro caído del cielo. Gracias por regalarme el sonido más bonito que he escuchado en mi vida, tu corazón. Gracias por aguantarme durante 38 semanas mis cambios de humor, mis sobresaltos, mis movimientos nocturnos. Gracias por estar ahí cada mañana, escuchándome cada vez que te hablaba. Gracias por dejarme experimentar lo que es un embarazo, con sus cosas buenas y no tan buenas. Te doy las gracias por cada uno de tus movimientos en mi barriga: Tus patadas, tus estiramientos, etc. Gracias por dejarnos verte en cada una de las ecografías porque, de alguna manera, te hemos conocido más a fondo viéndote sonreír, bostezar, meterte los deditos en la boca, tocarte la cabeza, etc. Gracias por hacer que desaparezcan mis miedos y preocupaciones por las pruebas médicas y el parto. Gracias por hacerme ver que soy más fuerte de lo que pensaba, por hacerme confiar más en mí misma (sé que, de alguna manera, sabías que lo necesitaba). Pero sobre todo, te DOY LAS GRACIAS por hacerme MADRE.
Porque ser madre no es solo criar a un hijo. Ser madre es sentir un amor incondicional hacia tu hijo/a, hasta tal punto que harías cualquier cosa por él/ella. Ser madre es sacar fuerzas de donde no las hay para seguir adelante con o sin él/ella. Y a mi me ha tocado sacar fuerzas para seguir en esta vida sin ti…Y es cierto eso que dicen, “no hay dolor más grande que el que siente una madre que pierde un hijo”. Y ahora lo entiendo.
Pero además, te tengo que dar las gracias por la lección de vida que me has dado. Por abrirme los ojos y hacerme ver que hay cosas en esta vida más importantes que lo material, lo físico y el dinero. Que no sirve de nada vivir con envidias, miedos, rencor, orgullo o pesimismo. Que hay que disfrutar de esta vida al máximo, que hay que disfrutar de la familia en cada momento, que hay que ser positivo siempre; y sobre todo que hay que ser feliz. Porque en cualquier momento, días, minutos, segundos o como en tu caso horas, la vida puede detenerse y llegar a su fin.
Así que, te doy las gracias mi pequeña. Gracias porque, sin siquiera abrir los ojos, me has enseñado el sentido de la vida. Me has enseñado a conocerme más a mi misma y a cambiar mis pensamientos hacia los demás.
Gracias por elegirme a mi, Leire. Gracias por dejarme ser tu madre.
Sé que, donde estés, vas a estar muy bien. Sé que te van a cuidar muchísimo y que tú nos vas a cuidar a tu papi y a mi. Sé que nos vas a dar fuerzas para seguir y que cuidarás de tus futuros hermanitos como su hermana mayor que eres. Y sé que algún día nos volveremos a ver y recuperaremos el tiempo que no hemos podido disfrutar.
Brilla, brilla en el cielo mi angelito y vuela alto. Mamá algún día volará contigo.
Te quiero princesa.

Mis pedacitos de cielo

La segunda vez que me enteré de que estaba embarazada, fue tan emocionante como la primera….vendría otro bebé a mis brazos , y por fin el regalo para su hermanita; todo iba bien , hasta que un día tan solo se detuvo su corazoncito…en ese momento ,no supe dónde quedó mi cabeza ¿Preguntarme una y otra vez que paso? Que hice mal ?por qué a mí?fue muy frustrante y doloroso….no entiendo cómo paso… Es duro ver otros bebés y madres disfrutar y pensar que quizá podría haber estado así ….lago fallo en mi que no permitió que crecieras ….te pienso y sueño mucho y espero verte en el infinito y más allá….te amo ….mami❤️❤️

Tipos de pérdida y muerte perinatal

¿Qué es la muerte perinatal? La pérdida o muerte durante el embarazo o poco después del parto abarca varios tipos o clases de muerte, cuyas definiciones varían según diferentes sistemas.

En esta página describimos cada tipo de pérdida/muerte que puede ocurrir durante el embarazo o el periodo neonatal, además de identificar algunas de las principales causas y riesgos.

Antes de empezar, queremos señalar que usamos la terminología médica (muerte fetal, aborto) por motivos de claridad, pero también identificamos otras formas de hablar de la pérdida o muerte perinatal. Lo señalamos porque a menudo la terminologia médica puede ser delicada  para algunas madres y padres, especialmente si se usan palabras como ‘feto’, ‘fetal’, ‘aborto’. En este sentido, aconsejamos a profesionales sanitarios o familiares a modificar su lenguaje cuando conversan con las personas que hayan experimentado una pérdida.

También, queremos destacar que la muerte perinatal y el duelo perinatal son distintos. La muerte perinatal es una manera de definir, en términos biológicos (semanas de gestación, peso al nacer) este tipo de muerte. Por su parte, el duelo perinatal se refiere a una respuesta afectiva y social que no necesariamente corresponde a la definición biológica.

Los principales tipos de muerte durante el embarazo o poco después del parto son:

  • Muerte neonatal (precoz y tardía): 1 a 27 días de vida
  • Muerte fetal (muerte intrauterina, muerte fetal tardía o stillbirth en inglés): 22 o más semanas de gestación
  • Muerte perinatal (el conjunto de muerte fetal tardía + muerte neonatal): 22 o más semanas de gestación hasta 27 días posparto
  • Aborto espontáneo (pérdida del embarazo, pérdida gestacional o miscarriage en inglés): menos de 22 semanas de gestación
  • Otros tipos de pérdida (ectópico, molar y anembrionada)
  • Interrupción del embarazo (motivos médicos)

Muerte neonatal (precoz y tardía): 1 a 27 días de vida

Definición

La muerte neonatal es la que se produce entre el momento del alumbramiento entero de un bebé vivo y un máximo de 28 días pos-parto. La muerte neonatal precoz es la que ocurre entre el alumbramiento (día 0) y 6 días posparto (7 días en total) y la muerte neonatal tardía es la que ocurre entre 7 días y un máximo de 28 días pos parto. Las muertes producidas después de 28 días y hasta los cinco años se consideran muertes infantiles.

La muerte neonatal no depende de las semanas de gestación, lo determinante es que el bebé nazca con vida, ya sean antes de 37 semanas de embarazo (tras un parto prematuro) o después (tras un parto a término).

En los casos en los cuales el bebé no respira al nacer, pero se reanima y después muere antes de 28 días, se considera una muerte neonatal.

Los motivos para distinguir entre muerte neonatal y muerte infantil se relacionan con el hecho de que a menudo la causa de la muerte está vinculada con la salud del bebé durante el embarazo o enfermedades ya comenzadas durante este, aunque no es siempre así.

Frecuencia y causas de la muerte neonatal

En España, cada año, alrededor de 1,7 bebés por cada mil nacidos mueren durante los primeros 28 días de vida.

En aproximadamente 25%-50% de casos no llegan a conocer la causa de la muerte, pero esto depende de las pruebas de anatomía patológica que se realizan y la experiencia del patólogo con autopsias perinatales. La mejor manera de establecer la causa de la muerte es con una autopsia del cuerpo y una autopsia de la placenta (si está disponible).

Las principales causas de la muerte neonatal son:

  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer
  • Complicaciones durante el parto o después (por ejemplo, asphyxia)
  • Infecciones
  • Anomalías congénitas (por ejemplo, con el corazón o pulmones)

Muerte fetal (muerte intrauterina, muerte fetal tardía o stillbirth en inglés): 22 o más semanas de gestación

Definición

El momento en el cual se considera que una muerte durante el embarazo haya sido una muerte fetal (distinguido en español del aborto espontáneo o en inglés del miscarriage), varia bastante según diferentes definiciones medicas, legislativas o de los sistemas de medición (semanas de gestación o peso al nacer).

En un principio, las definiciones internacionales (por ejemplo, de la OMS) se centraron en las muertes producidas a partir de las 28 semanas de gestación porque desde este momento del embarazo un bebé tenía cierta posibilidad de sobrevivir en el caso de un parto prematuro. Después, está definición fue ampliada hasta las 22 semanas porque se aumentó la posibilidad de sobrevivir con avances médicos.

Aunque estas sean las definiciones médicas más aceptadas a nivel internacional, a efecto legislativo hay muchas diferencias entre países. En España, desde que entró en vigor la Ley de 8 Junio de 1957 del Registro Civil mediante el Reglamento de la Ley del Registro Civil 1958, la muerte fetal ha sido definida como aquella que se produce a partir de los 180 días de gestación (26 semanas).

Por este motivo existe una obligación legal de inscribir las muertes fetales a partir de esta fecha en el registro civil, pero no las que ocurren antes (aunque lo animan y lo aceptan). También, esta definición se traduce en derechos legales relacionados con permisos de maternidad y paternidad.

En general, las muertes fetales son aquellas que se producen por causas naturales (véase detalles abajo) y excluyen las interrupciones del embarazo por motivos médicos, tales como anomalías fetales incompatibles con la vida, enfermedad extremadamente grave e incurable o grave riesgo para la vida o salud de la madre. 

En cuanto al uso de terminología mientras conversar con madres, padres o sus familias es aconsejable usar términos como muerte intrauterina o muerte del bebé al final del embarazo, ya qué palabras como ‘feto’ o derivados como ‘fetal’ pueden resultar duras o poco sensibles.

Frecuencia, riesgo y causas de la muerte fetal

  • En España, en gestaciones superiores a 28 semanas, alrededor de 3 de cada 1.000 bebés mueren antes de nacer.
  • No existen datos fiables para calcular la tasa de mortalidad en gestaciones de entre 22 y 27 semanas.
  • El riesgo de perder el bebé en el último trimestre es significativamente más alto en mujeres que viven en situaciones económicas vulnerables e inmigrantes, como aquellas procedentes de África del Norte y de África subsahariana y América Latina (REF).

En aproximadamente 25%-50% de casos no llegan a conocer la causa de la muerte, pero esto depende de las pruebas de anatomía patológica que se realiza y la experiencia del patólogo con autopsias perinatales. La mejor manera de establecer la causa de la muerte es con una autopsia del cuerpo y es especialmente importante que se realice una autopsia de la placenta.

Las principales causas de la muerte fetal en gestaciones superiores a 28 semanas son

  • problemas con la placenta y crecimiento disminuido (alrededor de 1 de cada 3 casos)
  • hemorragia anteparto
  • desprendimiento parcial o completo de la placenta
  • anormalidades congénitas
  • infecciones en la madre y afecta al bebé
  • preeclampsia (relacionado con la tensión arterial)
  • problemas con el cordón umbilical
  • otros causas: diabetes, colestasis (problemas con el hígado materno), parto prematuro

Los factores de riesgo más comunes son: 

  • fumar
  • disminución de los movimientos del bebé
  • disminución del crecimiento del bebé
  • posición supina durante el sueño
  • obesidad
  • la decisión sobre cuándo parir en casos de embarazos de riesgo

Es importante tener en cuenta que la presencia de uno o más factores de riesgo no significa que haya sido la causa de la muerte, ya que son muchos bebés que nacen vivos, sin problemas, cuando estos factores han sido presentes.

Muerte perinatal (muerte fetal + muerte neonatal): 22 o más semanas de gestación hasta 27 días posparto

La muerte perinatal abarca la muerte fetal y la muerte neonatal. Esta categoría fue creada en los años 40, donde se comprendió la existencia de una clara relación entre la muerte fetal tardía (stillbirth) y la muerte neonatal. 

Dado que la muerte fetal (stillbirth) y la muerte neonatal tienen definiciones más o menos amplias, también el periodo perinatal tiene varias definiciones. La más amplia abarca desde las 22 semanas de gestación hasta los 28 días pos-parto y la más estrecha desde las 28 semanas de gestación hasta los 7 días pos-parto.

Es importante señalar que esta es una definición biomédica y hoy en día la muerte perinatal y el duelo perinatal no se consideran iguales.

Aborto espontáneo (pérdida del embarazo, pérdida gestacional o miscarriage en inglés): menos de 22 semanas de gestación

Definición

El aborto espontaneo se refiere a la pérdida del embarazo o la muerte espontánea del embrión/feto/bebé desde el momento de la concepción hasta el comienzo del periodo perinatal (entre 20-22 semanas).

Se llama así (en su sentido original) para distinguirse del aborto médico provicado (interrupción del embaazo).

Son varios tipos de aborto espontáneo:

  • Aborto espontáneo completo: en el cual Se han expulsados todos los tejidos (embrión/feto/bebé y placenta) del cuerpo.
  • Aborto espontáneo incompleto: No se han expulsados todos los tejidos (embrión/feto/bebé y placenta) del cuerpo. Por ejemplo, es posible que se haya expulsado el embrión pero no la placenta.
  • Aborto retenido: Ocurre cuando el embrión/feto/bebé ha muerto pero no ha sido expulsado.
  • Aborto espontáneo amenazado: La presencia de sangrado y contracciones indican que un aborto espontáneo es posible.
  • Aborto involuntario inevitable: La presencia de sangrado, contracciones y dilatación cervical indica que un aborto espontáneo es inevitable.

En cuanto al uso de terminología mientras conversar con madres, padres o sus familias es aconsejable usar términos como pérdida o muerte gestacional, ya qué palabras como ‘aborto’ o ‘feto’ pueden resultar duras o poco sensibles.

Frecuencia y causas de la muerte intrauterina espontáneo

Desgraciadamente, de un 10 a un 20% de los embarazos se pierden, la mayoría de ellos en el primer trimestre, y en menor grado en el segundo y el tercero.

A veces no se sabe la causa de la pérdida del embarazo, pero a menudo sí. 

La causa más común (en uno de cada dos casos) se atribuye a fallos genéticos aleatorios que no suelen repetirse. Otras causas incluyen problemas hormonales, el síndrome de anticuerpos antifosfolípidos, infecciones (del útero o vagina, listeria, clamidia, toxoplasmosis, parvovirus, entre otras), problemas anatómicas (insuficiencia cervical, fibraoids, malformaciones uterinas), enfermedad en la madre, Rhesus negativo, etc. 

Si bien es cierto que algunos factores personales (edad, peso, dieta, fumar, consumo de drogas, algunas medicinas, estrés) pueden estar asociados aun mayor riesgo de pérdida gestacional, la presencia de uno o más de ellos no significa que estos hayan sido la causa. Y, muy raramente las acciones de la madre son responsables de la pérdida.

Algunas cosas que no parecen aumentar el riesgo de la perdida gestacional son: el ejercicio, trabajar a tiempo completo, mantener relaciones sexuales, cargar peso, estar embarazado por primera vez, quedarse embarazada poco después de parir o haber tenido una perdida previa, viajar por avión, comer comida picante, tener pensamientos negativos sobre el embarazo o contemplar interrumpir el embarazo.

Cuando sea la primera o segunda pérdida no se suele hacer pruebas o tratamiento. Si has tenido más de 2 pérdidas, el ginecólogo puede aconsejar realizar un estudio, aunque es importante recalcar que haber tenido varias pérdidas no significa que vaya pasar otra vez, aunque el riesgo sí que podría ser un poco mayor. 

Otros tipos de pérdida durante el embarazo

  • Embarazo ectópico: Se produce cuando un óvulo fecundado se implanta fuera del útero, normalmente en una de las trompas de falopio. Implica que el embrión no puede desarrollarse en un bebé porque la trompa de falopio no es lo suficientemente grande como para soportar el crecimiento del embrión.
  • Embarazo molar: Se produce cuando las células que normalmente forman la placenta se convierten en un grupo de células anormales.
  • Gestión anembrionada: También llamado el óvulo huero, se produce cuando el embrión no se desarrolla o deja de desarrollarse y después es reabsorbido por el útero, dejando un saco gestacional vacío. 

Interrupción del embarazo

Definición y legislación Española

La interrupción del embarazo se refiere a la finalización del embarazo por petición de la mujer y es un derecho reproductivo fundamental de las mujeres. 

Las motivaciones para interrumpir un embarazo son diversas, pero podemos dividirlas en dos categorías: 1) interrupción por motivos personales y 2) interrupción por motivos médicos relacionados con la salud del bebé y/o la madre.  

En general las interrupciones por motivos médicos suelen ocurrir a partir del final del primer trimestre cuando los diagnósticos pueden detectar la presencia de problemas de salud o enfermedades genéticas.

La posibilidad de pedir una interrupción del embarazo varía según la legislación local de cada país y suele cambiar según las semanas de gestación, siendo más restrictivo según avanzan.

En España, la legislación vigente permite la interrupción del embarazo en las siguientes situaciones:

  • Hasta 14 semanas de gestación: a petición de la mujer sin necesidad de justificarlo.
  • Entre 15 semanas y 22 semanas: solo en casos en los cuales existe un “riesgo de grave anomalías en el feto” o “grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada”. 
  • A partir de 23 semanas: solo en casos en los cuales existe “grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada” o el feto/bebé padece de una “enfermedad extremadamente grave e incurable”.

Frecuencia del interrupción del embarazo por motivos médicos

En el año 2019, en España, constataron los siguientes datos:

Motivo de la interrupciónNúmero de casos
Grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada5.800
Riesgo de graves anomalías en el feto2.905
Anomalías fetales incompatibles con la vida o enfermedad extremadamente grave e incurable317
Semanas de gestación (15 semanas o más)
15–22 semanas5.176
23 semanas o más178
Fuente: Ministerio de Sanidad (España)

30 semanas de amor y otras cosas

En la semana 16 de embarazo vieron otra vez( en mi segundo embarazo me pasó lo mismo) que mi niña tenía ventriculomegalia severa triventricular con estenosis del acueducto de Silvio. Todo esto no era nuevo para mí.. Por alguna razón que aún no se ni sabré en las siguientes semanas la inflamación bajo y la anmiocentesis dio un buen resultado. Decidí continuar..pasadas las 22 semanas de embarazo la inflamación volvió a crecer. Pasé por resonancias,ecos,..y dos comité médicos y finalmente en la semana 30 interrumpieron mi embarazo. Desde la consejería de sanidad de la Comunidad de Madrid me derivaron ala clinica El Bosque. No voy a entrar en detalle de todo lo que vivido allí. Sentí miedo,pánico,terror..todo fue salvaje,el parto más angustioso d mi vida..apenas me dejaron despedirme de mi hija. Pude verla la carita y cogerla después de mucho rogar..tan bonita,se parecía a mi hija mayor.
Pude darle besos y decirle todo lo que la quería..
También le pedí perdón y desde aquí lo vuelvo hacer.
Perdoname por no ponerte nombre por miedo.
Perdoname por no celebrar el ansiado positivo por miedo.
Perdoname por haberte dicho adiós porque no quería que sufrieras

Te querré toda la vida mi bebe. mi niña bonita..
mamá te lleva en el corazón. una parte de mi se fue contigo.

Mi bebé Bruno ?

No sé bien por dónde empezar, estaba en mi semana 36+1, mi embarazo fue mágico, sin ninguna complicación, todo iba perfecto…el miércoles 27/04 me había hecho una ecografía Doppler y todo estaba súper bien, Bruno estaba en posición para intentar un parto vaginal (yo había tenido anterior una cesárea) pero mi doc me dijo que lo íbamos a intentar.
El viernes 29/04 me levanté, prepare a mi hija de 3 años para el colegio y senti a Bruno raro, no se movía como todos los días…había hecho algunos movimientos y había tenido hipo, Suponiendo que tenía poco espacio ya que me faltaba 3 semana sdgui con mi rutina. Comí un chocolate hizo un movimiento brusco y me quedé “tranquila”. En la siesta cuando llega su papá de trabajar nos recostamos, tuvo hipo y se movió apenas no como solia hacerlo, más tarde ya con nervios le digo al papá que lo notaba raro que sentía que estaba diferente y ahí nos fuimos a la guardia. De camino dejamos a mi pequeña de 3 años con su tía y primas.
Nunca pensé lo que vendría después…
Llegamos, monitoreo y lo veía en sus caras, algo no estaba bien.
Ahí mismo me dijeron que los latidos de Bruno eran muy bajos que había que hacer una cesárea de urgencia. Me puse nerviosa, tenía mucho miedo, ahí mismo me pasaron una vía, me desvistieron y me llevaron al quirófano. Todo el tiempo preguntaba por mi esposo y mi obstetra,
Mi doctor venía en camino, mi esposo teniendo en cuenta la gravedad dea situación y sin nosotros ser concientes de lo que sucedía yo estoy segura que lo demoraron con pepelerias para que no presenciaria terrible dolor, lo hicieron pasar después cuando a mi me estaban ya suturando.
Recuerdo como si fuera ayer, la desesperación de las doctoras de querer hacer nacer a Bruno con vida, no esperaron ni que la epidural hiciera efecto, sentí cada corte y senti como me partieron al medio por intentar que naciera con vida. Lamentablemente Bruno tenía vuelta de cordón en su cuello y eso había producido su muerte.
En medio llegó mi obstetra que me sostuvo junto con mi esposo la mano, me sentí totalmente acompañada por todo el personal, lo único que puedo rescatar de este horror que me tocó atravesar.
Ya suturada y con mi esposo en el quirófano mi obstetra nos preguntó si queríamos ver a nuestro bebé, los dos dijimos que no, pero el nos insistió y nos pidió que lo pensemos, nos dijo que el primero lo iba a ver y si creía que estaba en condiciones para que nosotros lo veamos y no nos quedemos con una imagen triste, y que con sus más de 40 años de trabajo el creía que verlo era conveniente para que nuestro duelo sea más llevadero y no nos quedaremos con sentimientos feos, que el nos aconsejaba verlo. Cuando lo vio escuché que dijo “no, chicos tienen que verlo, es un ángel precioso” le dijimos que lo traiga, así con todo su amor el lo cargo y cuando se acercó nos dijo, tiene un color violacio por la hipoxia pero es un muñeco.
Cuando lo vimos, era realmente precioso, le toque su piecito, todavía calentito, ese calor que sentí durante los casi 9 meses que lo tuve en la panza, yo entre el shock realmente no recuerdo con detalles su carita pero si el color, que para mí lejos de ser por la hipoxia era un violeta de transmutación, de convertirse en un ángel, en nuestro ángel.
Mi esposo dijo que era igual a su hermanita, hermoso, su boca chiquitita su cara redondita. Hoy solo tengo palabras de agradecimiento para con mi Obstetra, que fue un ángel que más allá de su profesión tuvo la calidez humana de acompañarme, hablarnos a mi esposo y a mi y a trasmitirme dentro del caos de mi cabeza la tranquilidad de que no fue responsabilidad mía, que yo había hecho lo que tenía que hacer, sentirlo raro e ir a la guardia. Nos hablo tanto tanto, de acompañarnos, de transitar esto juntos y fortalecernos, hasta nos hablo de “la petiza” como la llamaba el a Lucía que la conocía porque además de hacerla nacer, nos acompaño a cada consulta.
Llore mucho, me hice mil preguntas, me cuestione no haber actuado antes, me llene de bronca y tengo días en los que me consuelo con pequeñas cosas y con lo más importante que tengo a Lucia que no me deja caer y que se puede estar peor, hay padres que les sucede con su primer bebé y vuelven y el vacío se siente aún más.
Los dos días de sanatorio se me hicieron eternos, solo quería volver a casa a estar con mi hija y mi esposo, hoy ya pasaron 14 días y no se realmente como se sigue, mi hija es mágica y me da fuerzas, por ella es que intento levantarme y salir, empezar de a poco a retomar mi rutina, una rutina que toda estaba proyectada con Bruno y Lucia. Y hoy todo me recuerda a él, me miró al espejo y no tengo panza y tampoco a Bruno.
En mi vida había sentido un dolor tan grande.
Lucia sabe que su hermanito está en una estrella cuidandonos, los niños lo naturalizan desde un lugar más amoroso y su dolor lo transitan de forma diferente.
Hoy su risa me salva, y se que tengo que transitar esto para que la angustia se vaya de a poco y así recordar a Bruno desde el amor y pensar que me regaló casi 9 meses de el dentro de mi. ?

André mi angelito de la guarda

Llegaste a mi vida un 18 de abril del 2022, disfrutamos mucho esos 9 meses tu papá, tu y yo, cada mes lo disfrutábamos al cien, el ir a verte en los ultrasonidos, ver crecer mi pancita, sentir todos tus movimientos dentro de mi, nos hicimos una sesión de fotos increíble, todo era maravilloso, tu llegada era tan deseada por tus papás, tus abuelitos, tíos, todos te ansiábamos mucho mi amor.
Hasta que llegó el día de tu nacimiento, un 18 de abril, estábamos tan nerviosos y ansiosos por ver tu carita y escucharte, que ilusa fui al pensar que todo sería así, nunca imaginé que todo fuera cuesta abajo, al nacer no llorabas, estabas con tus signos vitales pero no llorabas, sabíamos que algo no estaba bien, nunca te atendieron a tiempo, te dejaron sin atención 5 hrs aproximadamente, cuando ya te atendieron ya era muy tarde mi amor, ya estabas en una situación crítica, todo fue empeorando y empeorando tan rápido, hasta que decidiste partir de nuestro lado un 20 de abril del 2022, cuando llegue y me dieron la noticia fue un vacío y un dolor inexplicable dentro de mi, mi corazón estaba desecho, nunca imaginé que las cosas fueran así, aún me sigo preguntando el por qué de las cosas, cierro los ojos y veo tu carita tan bonita, tus pestañas grandes, el color de tu cabello y tu piel…. Siento que nunca encontrare las fuerzas para seguir después de esto, quisiera cerrar los ojos y estar contigo, a tu lado, cuidándote, abrazándote, dándote tanto amor, mi dolor emocional supera muchísimo al físico, jamás encontrare la fortaleza para estar sin ti mi amor, se que me cuidas desde arriba y estas conmigo, solo espero algún momento para volver a verte, cargarte nuevamente y darte mucho amor como siempre quisiera hacerlo.
Un beso hasta el cielo andré siempre serás mi pequeño bebé.

Gracias mi estrella Érika por todo

Desde un 9 de marzo de 2022 una nueva estrella brilla en el cielo, y tiene nombre propio: Érika.

Mamá y papá saben que desde el cielo y para siempre estarás cuidando bien de nosotros, porque algún día los tres estaremos de nuevo y, que, por entonces esa vez, el destino no podrá arrebatarnos ese momento.

Queremos escribir este testimonio para darte las gracias mi princesa, por habernos regalado las cosas más bonitas que nos han sucedido en nuestra vida.

Nos has regalado 9 meses de embarazo preciosos, cargados sonrisas, de ternura, de momentos inolvidables de amor, de sueños, ilusiones y proyectos.

Mamá y papá están tan unidos que uno depende del otro, porque se han dado cuenta que siempre estarás con ellos porque cuando se miran mutuamente a los ojos, también te están viendo a ti.

Tu estrella brilla cada noche ahí arriba y nos ha guiado para marcarnos el camino del resto de nuestra vida.

Estamos muy orgullosos de ti. Después de las 40 semanas te tuvimos muy cerca, aunque el destino quisiera que en el hospital, poco antes de que nacieras, tú corazón dejara de latir.

Gracias por sentirte, llenarnos la vida de esperanza y por luchar cada día con todas nuestras fuerzas por recuperar la ilusión que tú misma nos has dado.

Cada mañana, y cada noche, mamá y papá dan un beso a la puerta de la que iba a ser tu preciosa habitación, y que ojalá algún día podamos abrir de par en par para tu hermano/a.

A todas las familias que hayan pasado o pasen una situación similar, por favor, no rendiros, sacar todo lo positivo que habéis sentido y quedaros con lo positivo.

Érika te amamos.

Papá y mamá.