Mi estrella Nayara

Hace un mes que perdí a mi hija Nayara de 22,6 semanas de gestación. Desde el principio fue un embarazo muy querido. Me quedé embarazada a la primera. Fue una niña deseada. Fue un embarazo complicado en el sentido de que empeze con candidas a la semana 6. A la semana 13 fui a urgencias por primera vez por manchado. Me dijeron que era un pólipo y que era normal manchar. Todo el embarazo preocupada por el manchado y en cada visita al médico me decían que la niña estaba bien y que era normal por el pólipo.

Nunca olvidaré la ecografía antes de que me dijeran el sexo, mi niña me sonrió, bostezo, se chupo el dedo. Se movía mucho y estaba muy sana.

En la ecografía del sexo yo ya sabía que era una niña desde el principio. Desde siempre en mi mente estaba mi niña. De toda la vida siempre había querido tener una niña y así fue. Era ella. Mi hija esperada. Nayara.

El 28 de mayo de 2020 empezó mi pesadilla. Por la noche después de cenar me fui a la cama. Y empeze a sentir como Dolores menstruales. No sabía si era por los movimientos de la niña que los notaba fuertes y decidí esperar hasta la mañana siguiente que seguía igual. No pude dormir bien. Entonces decidí darme una ducha con agua caliente para ver si se me pasaba. Ya que no podía creer que fueran contracciones. No se me paso y fui al hospital.

Al llegar me dieron una silla de ruedas y empeze a ponerme nerviosa. La doctora me metió un algodón porque le comente que manchaba desde la semana 13 por el pólipo y cuando me miro el cuello lo vio corto. Nunca olvidaré el silencio de la doctora y su cara. No quería decirme nada hasta que le dije que que pasaba. Me dijo “ay chiquita que tienes el cuello corto” Esta a 14 y yo le dije : y a cuanto ha de estar? Me dice a más. Y llamó a otra ginecologa y decidió comprobar el cuello. Cuando. Me hizo el tacto automáticamente se rompió la Bolsa. Me dijeron que vaya corriendo al hospital neonatos, me dijeron que me prepare para todo lo que pueda pasar.

Cuando llegue al hospital de neonatos me ingresan y me ponen medicación para parar las contracciones. No paraban. Deciden hacerme una amnnio y no se pudo hacer porque ya había perdido todo el líquido amniótico. Y en el único sitio donde había líquido ers donde mi hija tenía su brazo y decidieron no hacerla.

Me dejaron sola mientras estaba con contracciones. Mientras tanto le dijeron a mi pareja fuera que la bebé tenía pocas posibilidades de salvarse y que querían intentar que pasará el máximo tiempo en mi vientre, ponerme líquido dentro y hacer lo posible porque viva. Pero eso implicaría que al haber detectado en la analítica que los glóbulos blancos estaban altos que había infección y que podría acabar en sepsis, infección  en la sangre y podría perdernos a las dos. Decidió salvarme. Vino las doctora y me dijo que no podría salvar a la niña que mirarán por mi.

Mi vida en ese momento se paro. Solo quería sentir a mi hija y sentí su último movimiento en esa camilla. Jamás me olvidaré de esa última vez en la que men dejaron sola y la senti por última vez dentro de mi. A partir de ahí ya me sacaron a otra habitacion. Esperando a poder pasar a Sala de partos.

Me bajaron. Me dijeron dos veces de ponerme la epidural y no queria, quería sentirla como sea. Quería sentir que se movia. Me dijeron que no aguantará más dolor que me iría bien y decidí ponerme la epidural pero no dio tiempo a que hiciera efecto. Porque al ponerme la y acostarme empeze a empujar.

Cuando salió yo no quería abrir los ojos, no aceptaba lo que men había pasado. No queria ver a mi hija muerta. No queria llevarme esa imagen de ella. La pediatra habló conmigo. Me dijo que la niña tenía latido y me insistió que la viera, que es lo único que nos íbamos a. Llevar de ella. Su recuerdo.

Decidí cogerla en brazos. Mi niña se movió, movió su brazito, fue el unico moviendo que ví y la bese la abraze , hable con ella. Le pedí perdón. La mire de arriba abajo todo su cuerpo. Ver su carita que era igual ami. Los pies de su padre sus manos iguales a las mías. Todo eso. Me llevó de ella. Era un Ángel.

Estuvimos con ella a sola 30 minutos que fue lo que su corazón duro latiendo. Su padre la tenía en brazos y repente su corazón dejó de latir. La volvi a coger para sentir su corazón y ya se había ido. Se fue mi Ángel. Lo más hermoso que jamás me ha pasado en la vida ha sido tenerte en mi vientre.

La pediatra nos dijo que era una campeona porque duro con latido media hora y si lo se eras fuerte como tu madre. Y lo eres. Eres mi vida. Sabes que siempre vamos a amarte estés donde estés. Eres nuestra estrella.

El dolor esta día a día. Aun no puedo creer como de la noche a la mañana te puede cambiar la vida y soportar tanto dolor. Solo se que siempre te amare mi estrella hermosa.

Deja un comentario